martes, 10 de julio de 2012

MURALES POR LOS BARRIOS. Homenaje a Bolivar Gaudin

Bolívar Gaudín, artista plástico referente del movimiento MADI –


Bolívar Gaudin, nació en Salto (Uruguay) en 1932. A los quince años se instaló en Buenos Aires, donde estudió en la Escuela de Artes y Oficios de La Plata. En Montevideo se integró al grupo de La Cantera y trabajó como escenógrafo en el teatro Solís. En 1963 viajó a París, donde años más tarde conoció a Carmelo Arden Quin.


Gaudin ha realizado numerosas exposiciones individuales y colectivas en museos y galerías nacionales e internacionales, entre las que destacan el Centro Reina Sofía de Madrid, el Museo Torres García de Montevideo y el Museo Latinoamericano de La Plata. Actualmente ejerce como Secretario General del Movimiento MADI Internacional.


        ENTREVISTA:                               María Fernanda Ferreira

El entrevistarlo inspira un gran respeto y admiración… ni bien comenzamos el diálogo entendemos el porqué este sobresaliente artista salteño de 77 años de vida (no lo dice su apariencia) ha logrado construir una trayectoria impecable, reconocida en todos los escenarios de la plástica del mundo.
“El secreto de la eterna juventud está en la entrega total hacia lo que hacemos por vocación” – confesó el creador, pionero en un movimiento de expresión que nació en Argentina y fue conquistando la esfera internacional.
Bolívar es su nombre propio y con el que ha impuesto su talento a nivel mundial, junto a otros genios del arte pictórico.
Integrante de la familia Gaudín, nació en Salto y a edad temprana decidió emigrar a Europa, donde en poco tiempo alcanzó el reconocimiento hacia sus obras que llevan la impronta de su existencia.


“BOLIVAR”
La primera exposición que realizó en París, en 1966 fue a partir de un dominicano” propietario de una galería, que brindaba la oportunidad a gente joven que llegaba a aquella ciudad, iniciativa que no fue ni es fácil hasta hoy.
Este hombre estaba muy interesado en compenetrarse con el mundo del arte, las letras y la filosofía y había fundado una asociación que financiaba la galería y en cambio recibía obras de quienes allí exponían.
Bolívar se autodescribe como “esencialmente pintor, que decidió incursionar en la escultura y otras ramas de ribete más actualizado.
- ¿De qué modo se desarrolla su veta artística?.
- “Viviendo aún en Salto estudié un tiempo teatro con José Conte, también estuve trabajando en Radio Tabaré. Era otro Salto… que vivía una movida cultural muy interesante porque tal vez más movimentado que hoy. Funcionaba un taller “Horacio Quiroga” en plena zona céntrica que reu-nía a un grupo de jóvenes con inquietudes artísticas.
A su vez se desarrollaba una escuela de artes plásticas en el ámbito municipal.
Fue relevante la presencia de Enrique Amorim, que invitaba al núcleo juvenil a participar de charlas en su domicilio “Las Nubes”, brindando materiales y libros”. Se acercaban poetas y escritores procedentes del exterior y se podía mantener un contacto fluido con los exponentes de la rama más activa de las artes”.
Paralelamente transcurría el teatro de la mano de Nidia Arenas, las hermanas Muñoa y José Conte, entre otras figuras.
- ¿En qué momento comienza a concebirse como pintor?.
- “Aconteció que viajé a Buenos Aires muy joven, con tal solo catorce años y empecé a frecuentar una escuela de artes y oficios donde enseñaban a dibujar.
Una vez que comencé no pude abandonar jamás, vino primero el dibujo, luego la pintura (acuarela). Al retornar a Salto, participé de la Asociación “Horacio Quiroga” y después me fui a Montevideo donde realicé sin dificultades una exposición de acuarelas.
NECESIDAD DE
AHONDAR MAS
EN EL ARTE

A consecuencia de un largo camino recorrido en poco tiempo, Bolívar sintió que debía ahondar más en la especialidad y que para ello debía elegir un nuevo destino. La belleza de los paisajes y la sutil combinación cromática no colmaban por completo sus expectativas.
Realizó actividades de escenografía en el Teatro Solís, creando un ámbito para grandes figuras del teatro como Margarita Xirgú.
A “LA FRANCE”
En la búsqueda frenética de crecer y colmar sus aspiraciones puso su mira en la ciudad cuna de las artes: París.
Una vez que lo logró fue postergando su retorno. “Era más difícil volver que quedarme” – manifestó. Formó allí su hogar, del cual nació su hija que actualmente tiene veintinueve años.
“Me integré casi en forma inmediata al medio francés… si uno se quedaba encasillado a los grupos de las nacionalidades no era posible avanzar.
Llegué solamente con cien dólares y sin hablar el idioma… compraba los diarios todos los días y mediante un diccionario buscaba el significado de las palabras que no entendía”.
Su permanencia durante 47 y siete años en Francia ((lugar donde aún reside) le permitió potenciar su intelecto y capacidad creativa al máximo nivel.


EL MOVIMIENTO “MADI”
- En este camino de arte ha transitado por varias etapas. Primero fue el dibujo, luego la pintura y ha incursionado en otras áreas…
- “Desde hace treinta años formo parte de un movimiento artístico denominado MADI, literario, filosófico y plástico que se fundó en Buenos Aires en 1946 con la animación de otro uruguayo, Carmelo Arden Quin que nació en Rivera en 1913 y aún vive en Francia y goza de buena salud”.
En el movimiento, los cuadros no son más concebidos en un marco rectangular… primeramente fue considerar un marco distinto y luego abolirlo.
Consiste en tener la libertad de crear de acuerdo a lo que siente y percibe el artista.
Una misma figura da la oportunidad de apreciar distintas perspectivas.
Bolívar trabaja con formar planas, con relieve, provistas de curvas salientes e interiores en las esculturas.
Las expresiones están regidas por la regla áurea.
El movimiento en sus inicios fue inspirado en Torres García que hizo formas que no encuadraban dentro de una forma cerrada.
Evidentemente ha tenido su evolución, tomando vitalidad propia y teorías.
Hoy son entre sesenta y cien los artistas que participan de este movimiento en el mundo.
Bolívar trabaja y expone por el momento, pero dentro de sus próximos proyectos está el dedicarse a la docencia.
Una de sus exposiciones está instalada en Buenos Aires en la Galería Laura Harden y en París realizó hace unos meses en una galería con formas muy pequeñas.
“Cuando se inaugura una exposición siempre tenemos la oportunidad de mantener una charla con el público y podemos explicar en detalle acerca de nuestra obra y la gente manifiesta su interés”.
- ¿De qué forma se da, es continuo retornar a Salto?.
- “La estadía en Salto me llena de placer, aquí he dejado muchos amigos, pues el arte entre otras cosas pareciera ser que provoca el alargamiento de la vida. La gente que conozco que realmente trabaja en el arte y lo hacen con entrega total, vive más.
Para mí no hay un retorno propiamente dicho. Empecé a soñar con Francia hasta que pude partir”.
- ¿Qué grandes diferencias advierte entre las dos sociedades?.
- “Seguro que somos diferentes, como somos distintos de argentinos y brasileños. Lo que pasa es que en este caso la realidad de la lengua resalta esas diferencias.
Encuentro que los franceses son afables con el extranjero, aunque hay quienes consideran que no lo son”.
Bolívar es un artista que se proyecta permanentemente en el mundo de lo creativo, donde nada es porque todo tiene una explicación científica y racional.
Sus obras transmiten una postura inteligente, donde la armonía universal confluye en el dominio del tiempo y el espacio… rumbo a la genialidad.



BOCETO HOMENAJE A BOLIVAR GAUDIN ARTE EN LA ESCUELA
MURAL.









                                                                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada