martes, 2 de octubre de 2012

Homenaje a Páez Vilaró Colectivo Arte en la Escuela.

En el marco del proyecto Murales por los Barrios, el Colectivo ARTE EN LA ESCUELA, llega al BARRIO SUR.

A pintar un Mural homenaje a Carlos Páez Vilaró en el centro cultural Barrio SUR.
Se pintara un Mural que quedara listo el día 5 de octubre par que lusca los días siguientes que seran en Uruguay los ya tradicionales días del Patrimonio. Declarados este año El lenguaje de los Uruguayos. Es entonces que tomamos el Candombe y Barrio Sur para brindar este homenaje.
El 6 y 7 integrantes del colectivo expondran pinturas frente al Mural y contaran al publico que alli llege sobre el Mural el proyecto y la historia del Colectivo.


Barrio Sur

La Rambla Sur vista desde el Faro de Punta Brava en 2006. Al fondo, el Palacio Salvo.
PaísUruguay
CiudadMontevideo
El Barrio Sur está situado en el centro - sur de la ciudad de Montevideo, Uruguay. Primer barrio extramuro de la ciudad de Montevideo.[1]

 Características

Es un barrio con una importante tradición cultural, relacionada íntimamente con el Candombe, expresión musical afro-uruguaya.
Cuna del género afrouruguayo candombe, es el centro de reunión durante el carnaval, constituyendo decenas de "cuerdas de tambores" (grupo de músicos dedicados a la ejecución de tambor o tamboril, compuesta dicha cuerda por tres principales integrantes Piano, Chico y Repique) en la primera quincena de febrero de cada año.
Si bien la ubicación geográfica no es precisa, se puede considerar que el Barrio Sur está delimitado por las calles Andes, 18 de julio, Ejido y la Rambla Sur (costanera), posee el encanto de aquel barrio que quedó atrapado por un pasado de alegrías, amistades y tradiciones, además de ser el barrio por donde se realiza el famoso "desfile de llamadas" en donde participan todas las agrupaciones de tamborileros, brindándole un color muy especial al carnaval uruguayo.
Siguiendo la dirección de la costa montevideana hacia el este, se encuentra el barrio Palermo. En la dirección opuesta, por la costa hacia el oeste, se encuentra el barrio Ciudad Vieja. Calles típicas del barrio Sur son la calle "Isla de Flores", por donde se realizan año a año las llamadas (desfile de comparsas lubolas), la calle Cuareim calle que albergaba el histórico conventillo Mediomundo, una casa de inquilinato, donde vivía una importante grupo afrouruguayo, identificado con el club de fútbol amateur Yacumenza. El conventillo fue demolido durante la dictadura cívico-militar. Es también el lugar de referencia de la comparsa lubola Morenada una de las animadoras más relevantes del carnaval montevideano en la categoría.
En el corazón del Barrio Sur, Cuareim e Isla de Flores, en la plazoleta Medellín se encuentra el monumento a Carlos Gardel , llamada así por ser el lugar del fallecimiento del cantor rioplatense de incierto origen que parte de su juventud en el barrio Buenos Aires. El Barrio Sur ha cambiado en los últimos años en forma importante su población y su aspecto general, con la construcción de altos edificios sobre la rambla sur.
Un rincón desaparecido de este barrio fue "el Bajo", con la característica calle Yerbal; esta zona debió ser demolida para darle lugar a la moderna Rambla Sur.
El barrio Sur ha inspirado innumerables composiciones artísticas, pinturas, y especialmente canciones. Era frecuente también en ver por las calles del barrio a artistas como Alfredo De Simone, Carlos Paez Vilaró, Manolo Guardia, Eduardo Mateo, Ruben Rada, etc. En la década de 1960 la Escuela Nacional de Bellas Artes a cargo de su director Miguel Angel Pareja iniciarion la experiencia de pintar las casas del barrio y el Conventillo Mediomundo de una manera decorativa. Experiencia repetida por la misma institución en los 90's en el Barrio Reus.
El cantautor uruguayo Jaime Roos ha retratado magistralmente algunas de las facetas en diversas canciones, como Durazno y Convención.


Carlos Páez Vilaró nació en Montevideo, Uruguay, el 1º de noviembre de 1923.
Marcado por una fuerte vocación artística partió en su juventud a Buenos Aires, donde se vinculó al medio de las artes gráficas, como aprendiz de cajista de imprenta en Barracas y Avellaneda. A su regreso al Uruguay, en la década del 40, motivado por el tema del candombe y la comparsa afro-oriental y vinculándose estrechamente a la vida del conventillo “Mediomundo”, entra de lleno a manifestarse en el campo del arte.
 

Con pasión desenfrenada, Páez Vilaró se entregó totalmente al tema, pintando decenas de cartones, componiendo candombes para las comparsas lubolas, dirigiendo sus coros, decorando sus tambores o actuando como incentivador de un folklore que en ese momento luchaba por imponerse contra la incomprensión.
 

Lavanderas, velorios, Navidades, mercados, bailongos a la luz de la luna, poblaron los cartones y lienzos de Páez. Agotado el tema, fue inevitable su partida hacia Brasil, donde iniciaría un largo viaje a través de todos aquellos países donde la negritud tenía fuerte presencia: Senegal, Liberia, Congo, República Dominicana. Haití, Cameroun, Nigeria…
 

En ese periplo pintó centenares de obras, realizó múltiples exposiciones y dejó su sello en monumentales murales. Se ha volcado a la pintura, escultura, cerámica, cine y literatura de tal manera y con tanta pasión que dejó en cada arte huellas imborrables.

Conoció a Picasso, Dalí, De Chirico y Calder en sus talleres y vivió con el Dr. Albert Schweitzer en el leprosario de Lambaréné.

Páez Vilaró, integrando la Expedición Francesa “Dahlia”, logró realizar en Africa, el film “”Batouk”, distinguido para clausurar el Festival de Cannes. En toda su vasta trayectoria de realizaciones y a pesar de los viajes y los cambios experimentados en su pintura durante el medio siglo de acción, el artista mantuvo con firmeza su lealtad al tema afro-uruguayo, al que le sigue dedicando las mejores horas o acompañándolo a tambor batiente cuando cada año se celebra la ceremonia de “las llamadas”.
 

El conventillo “Mediomundo”, punto de arranque de su obra, fue demolido y con él, su riquísimo historial. Páez Vilaró, radicado finalmente en Punta Ballena, Uruguay, tiene su taller en la cúpula mayor de Casapueblo, su “escultura habitable”, modelada con sus propias manos, sobre los acantilados que miran al mar en Punta Ballena.

 Bocetos Colectivo Arte en la Escuela, para Mural Homenaje:
 
 
 

 

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada